¡PÁRALA, POESÍA!

Volver

rose-1245972-960-720.jpg








Volver a ver tus ojos, y los diferentes matices de cuarzo que los adornaban.

Volver a perfilar tu nariz, y no perderme alguna peca de tu cuerpo, que ahora pareciera inexistente a mi recuerdo...


No olvidar la longitud de tu cuello, la forma redondeada de la despedida de tus orejas, así como tus ojos rasgados que sin lanzas dubitativas, me miraban.


Tus cejas como anclas, agarraban los luceros de tu cara; y tu piel blanca y seca, me hacía recordar esas pompas, estallando en esa fuente de agua; la de la jaula de mis memorias, y la de la espera en el sofá, que no espera ser atendida.


La vida de los amantes, en ausencia de uno, no es más que la psique dando vueltas, sin un sentido más que una forzosa comida, engullida en la carencia. 


Un día más contigo,

Un día más contigo.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: